Posts etiquetados ‘Software Libre’


“HACKSTORY: La historia nunca contada del underground hacker en la Península Ibérica”

Mercè Molist

Torrent para descargar el libro en formato .epub

Las cosas claras
Hola, soy morgana. Y M&M. Y merce. Maria Mercè Molist i Ferrer, una chica de pueblo que en 1995 entró en Internet.
No he escrito este libro para ti. Lo he escrito para mí. Para mi curiosidad, mi placer al investigar, mi diversión de escribir. Y lo he escrito para ellos. Los hackers. Para que no se olviden sus nicks, sus hazañas y sus retos.
Ten siempre presente cuando lo leas, como yo lo he tenido al escribirlo, que este libro no es todo lo que fue. Es, como explica el wiki que le fue origen, Hackstory.net “lo que sabemos sobre la historia de los hackers”. Lo que nos han dejado saber.
Si no eres uno de ellos, o no viviste en la Internet de los años 90, te recomiendo leer el siguiente glosario. Sí, ya sé que nadie lee los glosarios. Pero no voy a bajar el nivel a media historia para explicar cosas que deberían estar entendidas. Así que, como te diría un hacker: Read The Fucking Manual!”

Anuncios

Ed. Traficantes de sueños. 2003. (Reseña del libro en Traficantes)
Descargar libro (PDF)

Notas del Capítulo 6. Los cercamientos de la inteligencia colectiva.
Trabajo cognitivo.

El trabajo es cada vez más una actividad lingüística, comunicativa, relacional.

[…] el saber social acumulado se impone como la nueva matriz de crecimiento y acumulación de riqueza.

El conocimiento colectivo no depende ya de unos pocos académicos o de unos pocos tecnólogos considerados la fuente creativa de la sociedad. El saber se produce en procesos de cooperación cada vez más complejos, que rebasan ampliamente el ámbito universitario y que, por primera vez, comprenden las modificaciones de cada usuario o receptor.

[…] frente a la producción de mercancías estandarizadas, la producción/gestión de conocimientos pone en crisis la práctica totalidad de las baterías conceptuales de la economía clásica fordista. Abre un universo complejo de comprensión del trabajo como trabajo cognitivo y de la producción de valor como producción y gestión del conocimiento.

La sociedad del conocimiento.

La sociedad del conocimiento comprende, a un tiempo, la producción de conocimiento y su socialización: la producción de tecnología, el feed-back de los usuarios como actores que modifican y enriquecen los saberes parciales y la posibilidad siempre abierta de su revisión. En pocas palabras, la sociedad del conocimiento viene señalada por la centralidad original de la facultad social genérica de operar con lenguajes formales.

De este modo, la separación tajante entre ejecución y concepción de la fábrica fordista que se proyecta en la distancia absoluta entre la subjetividad del trabajador y el sistema de máquinas, y que hacía del trabajo concreto una actividad manual repetitiva y monótona, se difumina o se pierde en un sistema productivo adaptado al paradigma de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (NTIC). En cualquier caso, este horizonte no deduce per se una posibilidad inmediata de autoorganización, aunque contiene elementos que apuntan en este sentido. Por supuesto, también, puede conducir a una suerte de neofeudalismo, motivado por el atrapamiento capitalista de la subjetividad. Sólo así se explica la enorme fuerza del modelo de gestión empresarial fundado en la prestación total de la persona del trabajador, esa condición ya descrita de reinvención semifeudal de la relación laboral.

La producción de conocimiento.

Cualquier proceso de producción de conocimiento comprende multitud de ‘fragmentos’ de trabajo que en principio no pueden ser aislados o coordinados por una empresa capitalista singular; cada empresa, de hecho, tiene que actuar como una máquina de captura de algunos de esos segmentos colectivos de trabajo que, al final y de forma muy diversa, incorpora al objetivo de su producción. Cada empresa opera, así, en un medio ambiente compuesto por una multitud de externalidades positivas, pero sólo gestiona directamente los segmentos de trabajo considerados estratégicos, aquellos sobre los que aplica una decidida política de apropiación por medio de patentes o derechos de exclusividad.

La producción de conocimiento es un flujo continuo, una relación social compleja de límites imprecisos, sobre la que el capital tiene que operar «cortes» para generar procesos de apropiación. La cuestión central se concentra, pues, en la naturaleza de estos cortes sobre el flujo tendido de la producción de conocimiento. En este sentido, se puede hablar de la aplicación de nuevas estrategias de apropiación fundadas en la redefinición de los derechos de propiedad intelectual.

El control y apropiación del general intellect por parte del capital se concentra, de este modo, en una nueva batalla sobre los derechos de propiedad del conocimiento o, lo que es lo mismo, sobre los lugares de corte en el flujo de la producción de conocimiento que definen los segmentos de trabajo cognitivo controlados por el capital.

Del software libre.

[…] la actividad hacker está atravesada por una dimensión estrictamente social.

[…] en el software libre se da una coincidencia no casual entre una alta composición técnica del trabajo cognitivo, un modelo cooperativo fundado en la libertad de acceso a la información y la pasión civil que prima el valor social de las aplicaciones sobre cualquier otro criterio de rentabilidad. El software libre refleja una nueva composición del trabajo que aplica y organiza, de un modo más efectivo, aquellas características generales que reconocíamos en el trabajo cognitivo: la centralidad de la cooperación, la identificación medios de producción-cerebro del trabajador, el uso creativo del conocimiento, la espiral de rendimientos crecientes y el trabajo como un flujo tendido. En una palabra, el modelo del software libre parece organizar, de un modo creativo y generoso, las capacidades del general intellect.

[…] el software libre es quizás el caso más avanzado de autoorganización del trabajo cognitivo sobre el plano de una radical inmanencia de los rasgos genéricos de la intelectualidad de masas. Por eso, su especial significado político.

[…] El software libre es, así, una proyección de las virtualidades de la autoorganización del general intellect.


Ximena Amoroso, Subsecretaria general de Ciencia y Tecnología de la SENESCYT del Gobierno de Ecuador ha invitado a la sociedad ecuatoriana a elaborar “de forma transparente un borrador de Ley del Software Libre para el Ecuador” durante la inauguración de la “Minga por la libertad tecnológica“.

Transcripción del discurso de la Subsecretaria:

Es nuestro momento…

Como actores relevantes en un proceso de revolución en democracia es nuestro momento para transformar lo que nos rodea, lo tangible y lo intangible; es nuestro momento para debatir y empujar el cambio de matriz productiva, desde el conocimiento común y abierto.

Quizás, por eso nos encontramos hoy aquí, en la academia, gentes que en su diversa composición no son muy lejanas a quienes apenas unos decenios atrás en un ambiente similar debatían y construían los protocolos que hoy usamos para comunicarnos en la red. Bienvenidos y bienvenidas Hackers, abogados, académicos, gentes de la cultura,  funcionarios de distintas instituciones y todas las personas de Ecuador y del mundo que nos acompañaréis en estos 3 días de intercambio de conocimientos.

El software libre alberga en sí mismo varias características que lo convierten en una herramienta clave en el proceso de cambio de matriz productiva hacia una bio-economía social del conocimiento:

En primer lugar se trata de un producto del conocimiento libre construido por “la comunidad” en un trabajo horizontal, cooperativo y transparente, lo que da idea de la potencia de una organización productiva de esas características.

En segundo lugar el software libre tiene, ante todo, un enorme valor de uso que enfrenta al resto del software a su limitado valor de cambio.

En tercer lugar, el software libre, su producción y mantenimiento, se constituyen en la práctica en un motor de la economía local, y puede erigirse en el catalizador o impulsor del pequeño tejido empresarial de la economía popular y solidaria en el área de las tecnologías de la información, la información y el conocimiento, un sector clave para el país, que las prácticas concretas de la producción de valor a partir del conocimiento libre, del que el software libre es una expresión real, va a propiciar la apropiación de ese conocimiento por la sociedad ecuatoriana permitiendo así, de paso, la valorización de la producción nacional.

En cuarto lugar, el software libre supone una garantía mínima para enfrentar el camino de la soberanía tecnológica, que no es otra cosa que la expresión concreta de la soberanía nacional en el ámbito de la ciencia y la tecnología. Un paso imprescindible para acabar con el neocolonialismo tecnológico-cultural y alcanzar la autonomía tecnológica a través de esa apropiación real de conocimiento.

Y por terminar de señalar, que no agotar, las características del software libre, aquellas que lo convierten en un elemento estratégico en cualquier proceso de cambio social productivo y de consumo, se trata en definitiva de un elemento cohesionador de culturas y lenguas y superador de desigualdades gracias a las posibilidades que el desarrollo del software libre abre a la adaptación de las herramientas informáticas a la interculturalidad, el multilenguaje y la accesibilidad.

Sin embargo, y pese a todas las bondades del software libre de las que sólo he señalado algunas, no podemos mirar para otro lado y evitar señalar también las complejidades que un cambio como el que nos proponemos desde la sociedad ecuatoriana implican y frente a los que habrá que estar vigilantes y preparados. Un cambio que no puede suceder sin una migración masiva de la sociedad a un nuevo paradigma de consumo tecnológico, a un nuevo territorio todavía por cartografiar y aprehender en el que las reglas son otras: el ciberespacio, para el que ya hace unos años John Perry Barlow proclamo solemnemente su independencia. Un cambio, en fin, que va a exigirnos a todas compromiso, coherencia y tesón. Un camino que ningún gobierno puede recorrer a solas y que va a necesitar, al menos, del impulso de los movimientos más comprometidos con el software y conocimientos libres.

Un impulso que desde la SENESCYT queremos ayudar a poner en marcha a través de una iniciativa política que quiero anunciar precisamente aquí y ahora, en el marco de esta minga por la libertad tecnológica, en forma de invitación pública y solemne a que sean ustedes, la sociedad concienciada y organizada alrededor del conocimiento libre, la que elabore de forma transparente un borrador de Ley del Software Libre para el Ecuador.

Estoy convencido que su experiencia teorico-práctica en la construcción colectiva y abierta podrá brindarnos con la colaboración de expertos de la SENESCYT y del IAEN un borrador de texto legal que nuestros asambleístas puedan concretar, un texto contextualizado, pegado a la realidad del país, realista pero al mismo tiempo revolucionario.