Posts etiquetados ‘libros’


 

(I) Introducción de Gabriel Albiac.

Notas de la introducción de Gabriel Albiac al libro de Toni Negri “Fin de siglo” de 1989 en la edición de Ediciones Paidos y I.C.E. de la Universidad Autónoma de Barcelona, 1992.

“[…] sólo la referencia fundante a un enigmático ‘interés general’ […] es la condición que permite a un Estado violar cualquier norma sin violar jamas ninguna, puesto que él mismo posee la condición constituyente de toda norma. La razón es, así, siempre suya. Porque el Estado -todo Estado- es, antes que nada, capacidad de producir derecho. Normalidad también, es lo mismo.”

El Estado reposa sobre el terror: “[…] ‘aquellos que no aceptan el miedo ni la esperanza y no dependen más que de sí mismos’ pasan automáticamente a convertirse en ‘enemigos del Estado'” (Espinoza)

“La legitimidad no es sino el nombre respetable, tolerable, de la violencia definitivamente triunfadora.”

“Apostar hoy, en estas postrimeras del S. XX, por una posición materialista no puede, creo, sino ser, una vez más, guerra a muerte contra la desfachatez de quienes siguen empeñados en colarnos de rondón la subjetividad humana como un ‘imperium in imperio‘. […] Frente a la dialéctica, lógica de guerra.”

“Vivimos […] en estas dos últimas décadas del S. XX [a partir del ’68’], el período crucial de lo que Marx hipotetizara como paso de la subsunción formal a la subsunción real del trabajo en el capital. Ello implica necesariamente modificaciones radicales en la relación de explotación y dominio que esta reconfiguración esencial de la relación capital impone. También las formas de resistencia y lucha que a ella se corresponden.”

“No basta, en efecto -escribe Marx- con que aparezcan en un polo las condiciones de trabajo como capital y en el otro polo seres humanos que no tiene que vender más que su fuerza de trabajo. Tampoco basta con obligar a esos hombres a venderse voluntariamente. En el curso de la producción capitalista, se desarrolla una clase trabajadora que, por educación, tradición y costumbre, reconoce como leyes naturales evidentes las exigencias de ese modo de producción. La organización del proceso capitalista formado rompe toda resistencia; la constante génesis de una sobrepoblación relativa sostiene la ley de la oferta y la demanda de trabajo y, por lo tanto, el salario, en unos carriles adecuados a las necesidades de valorización del capital: la muda constricción de las relaciones económicas sella el dominio capitalista sobre el trabajador. Sin duda,, se sigue aplicando la violencia inmediata, extraeconómica, pero sólo excepcionalmente. Por lo que hace al curso corriente de las cosas, se puede confiar el trabajador a las ‘leyes naturales de producción, es decir, a su dependencia del capital, nacida de las condiciones mismas de la producción, y garantizada y eternizada por ellas.”

“[…] en esa fase formalizada de la norma-capital, en la que ninguna violencia exterior es ya ontológicamente necesaria, es el propio proletario quien, cada noche, dará cuerda al despertador que le pondrá en pie para volver, cada mañana, a la puerta de la misma fábrica. Esa es la verdadera dictadura de la burguesía.” [El despertador sustituye a la sirena de las fábricas]

“El capitalismo alcanza su mayoría de edad cuando automatiza lo que en el período de la acumulación originaria era simple explotación arbitraria, desposesión salvaje, concentración dineraria al margen de toda regla.”

“El mundo de la subsunción formal del trabajo en el capital hizo definitivamente quiebra a finales de los años sesenta.”

“En la batalla por lo imaginario, en esa sobresaturación de efectos fantasmagóricos de conciencia, se ha jugado en estas dos últimas décadas [años 70-80 del S. XX] el momento esencial de la subsunción real del trabajo en el capital, esa revolución estricta que permite a la relación capitalista de producción y reproducción salir no ya sólo de su prehistoria (acumulación primitiva [originaria]) sino también de su protohistoria (subsunción formal). Si en la primera una violencia decodificada arrancó a las subjetividades de su territorialización precapitalista, si la segunda las normalizó bajo la presión constrictivo-consensuada del pacto, esta tercera fase en la hoy [1992] nos movemos de lleno , para nada precisa ya de intervenciones exteriores: ni decodificadoras ni normativas. […] El despotismo burgués (la dictadura burguesa) en la fase de subsunción real, no conoce más conciencia que el terror de Estado. Fuera de ella, el no-ser.”

“Rechazar todo esto no es un deber sino una necesidad.”

 


Cualquier sistema que montéis sin nosotros
será derribado
Ya os avisamos antes
y nada de lo que construisteis ha perdurado
Oídlo mientras os inclináis sobre vuestros planos
Oídlo mientras os arremangáis
Oídlo una vez más
Cualquier sistema que montéis sin nosotros
será derribado
Tenéis vuestras drogas
Tenéis vuestras Pirámides, vuestros Pentágonos
Con toda vuestra hierba y vuestras balas
ya no podéis cazarnos
Lo único que revelaremos de nosotros
es este aviso
Nada de lo que construisteis ha perdurado
Cualquier sistema que montéis sin nosotros
será derribado

(Traducción de Alberto Manzano)

Poema incluido en el libro “La energía de los esclavos“, de Leonard Cohen.


Sobre las biografías:

Me preguntaba cómo se arma una vida. ¿Con qué pequeños datos y grandes decisiones se va trazando ese retrato que, alguna vez, será lo que quede de esos años? ¿Piensan los hombres, las mujeres en el dibujo de sus propias biografías cuando toman ciertas decisiones, determinadas vías? ¿O sus vidas más que nada les suceden, se transforman en su historia cuando ya son historia, cuando no hay mucho que se pueda cambiar salvo el relato? Me preguntaba: ¿Quién arma cada vida?
Me lo pregunto sin saber la respuesta, sin saber si la respuesta me sirve para algo: sin respuestas.

[…]
(más…)


“No somos súbditos de un Estado fundado en la ley, somos miembros de una sociedad fundada en la revolución. La revolución nos obliga: es nuestra esperanza de cambio. «La revolución está en el espíritu del individuo, o en ninguna parte. Es para todos, o no es nada. Si tiene un fin, nunca tendrá principio.» No podemos detenernos aquí. Hay que seguir adelante. Hay que correr riesgos.

El verdadero viaje es el retorno.

La idea, por su naturaleza misma, necesita ser comunicada: escrita, explicada, realizada. Como la hierba, la idea busca la luz, ama las multitudes, las cruzas la enriquecen, crece más vigorosa cuando se la pisa.

Un hombre, por muy inteligente que sea, no puede ver lo que no sabe ver.

Nuestra sociedad es práctica. Tal vez demasiado práctica, demasiado preocupada por la mera supervivencia. ¿Qué tiene de idealista la cooperación social, la ayuda mutua, cuando no hay otro medio de sobrevivir?

(más…)


Sonrisas.

Tenías un tiempo muchas sonrisas:
maliciosas, alegres, asombradas sonrisas,
un poco tristes a veces, pero sonrisas.
No te ha quedado una sola de aquellas sonrisas.
Buscaré un campo donde haya a millares sonrisas.
Te traeré una brazada de bellas sonrisas.
Pero tú me dirás que no necesitas sonrisas.,
porque estás muy cansada de todas las sonrisas.
Yo estoy cansado tmbién de tantas sonrisas.
Yo estoy cansado también de mis propias sonrisas.
Yo me defiendo con muchas sonrisas.
Y me hacen más serio aún mis sonrisas.
Pero en el fondo no tengo sonrisas.
En mi vida tú eres la última sonrisa,
sonrisa en cuya cara no hay nunca sonrisas.

(Trad. Jesús López Pacheco.)

(más…)


Maravilloso libro sobre los orígenes (y las implicaciones presentes y futuras) de la computación.

“Es posible inventar una sola máquina que pueda utilizarse para computar cualquier secuencia computable”, anunció en 1936 un joven Alan Turing de veinticuatro años.

El libro es un ‘must read’ desde el principio hasta el final con referencias biográficas y referencias científicas sobre gente como NILS AALL BARRICELLI (1912-1993): matemático, biólogo y especialista en genética viral italo-noruego; JULIAN HIMELY BIGELOW (1913-2003): ingeniero electrónico estadounidense y cofundador en 1943, junto con Norbert Wiener, del Grupo de Cibernética; ingeniero jefe del Proyecto de Computador Electrónico (ECP, por sus siglas en inglés) del IAS, 1946-1951; FREEMAN J. DYSON (n. 1923): físico y matemático anglo-estadounidense; llegó al IAS con una beca de investigación de la Commonwealth en septiembre de 1948 (padre del autor); JOHN PRESPER ECKERT (1919-1995): ingeniero electrónico estadounidense, desarrollador del ENIAC y cofundador, junto con John Mauchly, de la Electronic Control Company, fabricante del BINAC y el UNIVAC.; RICHARD P. FEYNMAN (1918-1988): físico estadounidense y miembro del grupo de computación de Los Alamos durante la guerra.; KURT GÖDEL (1906-1978): lógico austríaco de origen moravo; llegó al IAS en 1933.; IRVING JOHN (JACK) GOOD (nacido como Isidore Jacob Gudak, 1916-2009): estadístico anglo-estadounidense especializado en estadística bayesiana, pionero de la inteligencia artificial, criptógrafo y ayudante de Alan Turing en el desciframiento de códigos por parte de los británicos durante la Segunda Guerra Mundial.; BENOIT MANDELBROT (1924-2010): matemático franco-estadounidense de origen polaco; invitado por Von Neumann al IAS en 1953 para estudiar las distribuciones de frecuencia de las palabras.; NICHOLAS CONSTANTINE METRÓPOLIS (1915-1999): matemático e informático greco-estadounidense, uno de los primeros impulsores del método de Montecarlo y jefe del grupo de computación de Los Álamos.; BERNETTA MILLER (1884-1972): pionera de la aviación; auxiliar administrativa en el IAS en 1941-1948.; OSKAR MORGENSTERN (1902-1977): economista austríaco-estadounidense, coautor, junto con John von Neumann, de Theory of Qames and Economic Behavior (1944).; J. ROBERT OPPENHEIMER (1904-1967): físico, director del Laboratorio Nacional de Los Álamos durante la Segunda Guerra Mundial y director del IAS en 1947-1966.; JAN RAJCHMAN (1911-1989): ingeniero electrónico polaco-estadounidense; inventor del almacenamiento de matriz de resistencias y del tubo de memoria Selectrón de la RCA.; HEDVIG (HEDÍ; de soltera LIEBERMANN) SELBERG (1919-1995): profesora de matemáticas y física de origen transilvano; esposa de Atle Selberg, colaboradora de Martin Schwarzschild y principal codificadora del ECP del IAS.; CLAUDE ELWOOD SHANNON (1916-2001): matemático e ingeniero electrotécnico estadounidense, pionero de la teoría de la información; miembro visitante del IAS (1940-1941) y colaborador de Norbert Wiener, John von Neumann y Alan Turing.; EDWARD TELLER (1908-2003): físico húngaro-estadounidense y principal defensor de la bomba de hidrógeno (o «superbomba»).; ALAN MATHISON TURING (1912-1954): lógico y criptógrafo británico; autor de «On Computable Numbers» («Sobre números computables», 1936).; STANISLAW MARCIN ULAM (1909-1984): matemático polaco-estadounidense y protegido de John von Neumann.; OSWALD VEBLEN (1880-1960): matemático estadounidense, sobrino de Thorstein Veblen y primer profesor del IAS desde 1932.; JOHN VON NEUMANN (nacido como Neumann János, 1903-1957): matemático húngaro-estadounidense; cuarto profesor del IAS desde 1933; fundador del ECP del IAS.; NORBERT WIENER (1894-1964): matemático estadounidense; cofundador, junto con Julian Bigelow y John von Neumann, del Grupo de Cibernética.; … y otras.

Algunas notas ‘parciales’.

(más…)


“HACKSTORY: La historia nunca contada del underground hacker en la Península Ibérica”

Mercè Molist

Torrent para descargar el libro en formato .epub

Las cosas claras
Hola, soy morgana. Y M&M. Y merce. Maria Mercè Molist i Ferrer, una chica de pueblo que en 1995 entró en Internet.
No he escrito este libro para ti. Lo he escrito para mí. Para mi curiosidad, mi placer al investigar, mi diversión de escribir. Y lo he escrito para ellos. Los hackers. Para que no se olviden sus nicks, sus hazañas y sus retos.
Ten siempre presente cuando lo leas, como yo lo he tenido al escribirlo, que este libro no es todo lo que fue. Es, como explica el wiki que le fue origen, Hackstory.net “lo que sabemos sobre la historia de los hackers”. Lo que nos han dejado saber.
Si no eres uno de ellos, o no viviste en la Internet de los años 90, te recomiendo leer el siguiente glosario. Sí, ya sé que nadie lee los glosarios. Pero no voy a bajar el nivel a media historia para explicar cosas que deberían estar entendidas. Así que, como te diría un hacker: Read The Fucking Manual!”