Posts etiquetados ‘comunismo’


“No somos súbditos de un Estado fundado en la ley, somos miembros de una sociedad fundada en la revolución. La revolución nos obliga: es nuestra esperanza de cambio. «La revolución está en el espíritu del individuo, o en ninguna parte. Es para todos, o no es nada. Si tiene un fin, nunca tendrá principio.» No podemos detenernos aquí. Hay que seguir adelante. Hay que correr riesgos.

El verdadero viaje es el retorno.

La idea, por su naturaleza misma, necesita ser comunicada: escrita, explicada, realizada. Como la hierba, la idea busca la luz, ama las multitudes, las cruzas la enriquecen, crece más vigorosa cuando se la pisa.

Un hombre, por muy inteligente que sea, no puede ver lo que no sabe ver.

Nuestra sociedad es práctica. Tal vez demasiado práctica, demasiado preocupada por la mera supervivencia. ¿Qué tiene de idealista la cooperación social, la ayuda mutua, cuando no hay otro medio de sobrevivir?

(más…)

Anuncios

[…] todo proceso revolucionario verdadero engendra una contrarevolución aún mayor” (Lenin)

[El proceso revolucionario en Bolivia es] “un hecho de soberanía social que ha permitido la conversión de la mayoría demográfica indígena en mayoría política estatal; una modificación de la naturaleza social-clasista del mando y hegemonía estatal […] de la mano de movimientos sociales y modos organizativos de caracter sindical(0), comunal y plebeyo del mundo indígena-popular.

(0) Para los trabajadores, principalmente mineros y fabriles, al menos durante 50 años (1940-90), el sindicato fue la red organizativa de la identidad de clase y de la acumulación de la experiencia de clase […] la asimilación de la experiencia de clase vino exclusivamente por el lado del sindicato, pues los trabajadores, al final sólo tenían a este para afrontar la vida, la represión y la muerte. El sindicato ha sido el único lugar duradero para experimentar los avatares de la existencia colectiva; ha sido la única red de apoyo, amistad y solidaridad continua y el auténtico lugar para asumirse como cuerpo colectivo. Lo que los trabajadores han hecho en la historia desde 1940 hasta 1990 ha sido bajo la forma de sindicato; han luchado en él, han hecho una revolución (y no es poca cosa), han obtenido derechos, han conseguido salud y vivienda, han protegido a sus familias, han enterrado a sus muertos. De ahí su perdurabilidad y prioridad en la construcción de la memoria de la clase obrera […]” Alvaro G. Linera. “Sindicato, multitud y formas de autonomía política en Bolivia”. 2001.

(más…)


Fuente: Matxingune taldea

En agosto de 2008 escribí un relativamente largo texto titulado La desobediencia como necesidad, a libre disposición en internet. Ahora presento a debate público en la Kultur Etxea de Burlata, Irunea, este otro mucho más breve en contenido pero algo más largo en el título al añadirle la prioridad de la urgencia. Las razones que justifican este llamado a la urgente necesidad de la desobediencia masiva, sostenida, coordinada y organizada, son obvias. De verano de 2008 a enero de 2014 se ha endurecido, intensificado y extendido sobremanera el ataque sistemático e implacable del capital contra el trabajo, de los Estados nacionalmente opresores contra los pueblos que explotan, y del sistema patriarco-burgués contra las mujeres. Y este devastador ataque inhumano va a endurecerse más aún.
(más…)


Discurso pronunciado en inglés por F. Engels en el cementerio de Highgate (Londres), el 17 de marzo de 1883. Primera publicación: En alemán en el Sozialdemokrat del 22 de marzo de 1883. Digitalización: José Ángel Sordo para el Marxists Internet Archive, 1999.

(más…)


“La insurrección que viene” (Comité invisible). Editorial Melusina[sic]

“Recientemente, varias personas fueron detenidas en Francia por el mero hecho de tener un ejemplar de este libro en su casa. Y lo más inaudito es que se les aplicó, en el país de los derechos del hombre y del ciudadano, la ley antiterrorista …” (y parece que no es un reclamo publicitario)

Un análisis de la sociedad actual (por ‘círculos’) y algunas recetas, que se resumen en una decisión: “¡Todo el poder a las comunas!

Notas del libro:


Una excelente crónica analítica de La Comuna de París escrita “a pie de barricada”, experiencia de la que Marx y Engels extraen algunas conclusiones:

Últimamente las palabras dictadura del proletariado han vuelto a sumir en santo horror al filisteo socialdemócrata. Pues bien, caballeros, ¿queréis saber qué faz presenta esta dictadura? Mirad la Comuna de París: ¡He ahí la dictadura del proletariado!

Federico Engels, 1891

El texto completo está disponible en marxists.org: “La guerra civil en Francia

comuna-parís-foto

Foto: Comuna de París. 1871. Autor: Pierre-Ambrose Richebourg (fuente)

comuna2Foto: Comuna de París. 1871. Autor: anónimo. Fuente.

Otras notas:

La clase obrera, al llegar al Poder, no puede seguir gobernando con la vieja máquina del Estado. La clase obrera tiene, de una parte, que barrer toda la vieja máquina represiva utilizada hasta entonces contra ella, y de otra parte, precaverse contra sus propios diputados y funcionarios, declarándolos a todos sin excepción, revocables en cualquier momento.” (Engels, en el prólogo escrito en el vigésimo aniversario de La Comuna)

El Estado no es más que una máquina para la opresión de una clase por otra.” (Engels, en el prólogo escrito en el vigésimo aniversario de La Comuna)

Contra el Estado, La Comuna “[…] empleó dos remedios infalibles. En primer lugar, cubrió todos los cargas administrativos, judiciales y de enseñanza por elección, mediante sufragio universal, concediendo a los electores el derecho a revocar en todo momento a sus elegidos. En segundo lugar, todos los funcionarios, altos y bajos, estaban retribuidos como los demás trabajadores.” (Engels, en el prólogo escrito en el vigésimo aniversario de La Comuna)

“[…] el primer decreto de La Comuna fue para suprimir el ejercito permanente y sustituirlo por el pueblo armado.” (Marx)

No se trataba de destruir la nación [ni aquella de las grandes naciones que, si en sus orígenes fue instaurada por la violencia, hoy se ha convertido en un factor poderoso de la producción social], sino por el contrario, de organizarla mediante un régimen comunal, convirtiéndola en una realidad al destruir el Poder del Estado.” (Marx)

Emancipado el trabajo, todo hombre se convierte en trabajador, y el trabajo productivo deja de ser un atributo de clase.” (Marx)

La Comuna pretendía abolir esa propiedad de clase que convierte el trabajo de muchos en la riqueza de unos pocos. Quería convertir la propiedad individual en una realidad, transformando los medios de producción, la tierra y el capital, que hoy son fundamentalmente medios de esclavización y explotación del trabajo, en simples instrumentos de trabajo libre y asociado. […] eso es el comunismo !” (Marx)