Posts etiquetados ‘capitalismo’


“No somos súbditos de un Estado fundado en la ley, somos miembros de una sociedad fundada en la revolución. La revolución nos obliga: es nuestra esperanza de cambio. «La revolución está en el espíritu del individuo, o en ninguna parte. Es para todos, o no es nada. Si tiene un fin, nunca tendrá principio.» No podemos detenernos aquí. Hay que seguir adelante. Hay que correr riesgos.

El verdadero viaje es el retorno.

La idea, por su naturaleza misma, necesita ser comunicada: escrita, explicada, realizada. Como la hierba, la idea busca la luz, ama las multitudes, las cruzas la enriquecen, crece más vigorosa cuando se la pisa.

Un hombre, por muy inteligente que sea, no puede ver lo que no sabe ver.

Nuestra sociedad es práctica. Tal vez demasiado práctica, demasiado preocupada por la mera supervivencia. ¿Qué tiene de idealista la cooperación social, la ayuda mutua, cuando no hay otro medio de sobrevivir?

(más…)


Libro: “Psicopolítica
Byung-Chul Han
Ed. Herderpsicopolitica-portada

De la contraportada: “El filósofo Byung-Chul dirige […] su mirada crítica hacia las nuevas técnicas de poder del capitalismo neoliberal,  que dan acceso a la esfera de la psique, convirtiéndola en su mayor fuerza de producción. La psicopolítica es, según Han, aquel sistema de dominación que, en lugar de emplear el poder opresor [disciplinario], utiliza un poder seductor, inteligente, que consigue que [las personas] se sometan por sí mismas al entramado de
dominación.

En este sistema, el sujeto sometido no es consciente de su sometimiento. La eficacia del psicopoder radica en que el individuo se cree libre, cuando en realidad es el sistema el que está explotando su libertad. La psicopolítica se sirve del Big Data, que, como un Big Brother digital, se apodera de los datos que los individuos le entregan de forma efusiva y voluntaria. Esta herramienta permite hacer pronósticos sobre el comportamiento de las personas y  condicionarlas a un nivel prerreflexivo. La expresión libre y la hipercomunicación que se difunde por la red se convierten en control y vigilancia totales,  conduciendo a una autentica crisis de la libertad. […] el futuro se
convierte en predecible y controlable.

Según Byung-Chul Han, este poder inteligente podría detectar incluso patrones de comportamiento del inconsciente colectivo que otorgarían a la psicopolítica un control ilimitado. Nuestro futuro dependerá de que seamos capaces de servirnos de lo inservible, de la singularidad no cuantificable y de la idiotez -dice incluso- de quien no participa ni
comparte.

(más…)


[…] todo proceso revolucionario verdadero engendra una contrarevolución aún mayor” (Lenin)

[El proceso revolucionario en Bolivia es] “un hecho de soberanía social que ha permitido la conversión de la mayoría demográfica indígena en mayoría política estatal; una modificación de la naturaleza social-clasista del mando y hegemonía estatal […] de la mano de movimientos sociales y modos organizativos de caracter sindical(0), comunal y plebeyo del mundo indígena-popular.

(0) Para los trabajadores, principalmente mineros y fabriles, al menos durante 50 años (1940-90), el sindicato fue la red organizativa de la identidad de clase y de la acumulación de la experiencia de clase […] la asimilación de la experiencia de clase vino exclusivamente por el lado del sindicato, pues los trabajadores, al final sólo tenían a este para afrontar la vida, la represión y la muerte. El sindicato ha sido el único lugar duradero para experimentar los avatares de la existencia colectiva; ha sido la única red de apoyo, amistad y solidaridad continua y el auténtico lugar para asumirse como cuerpo colectivo. Lo que los trabajadores han hecho en la historia desde 1940 hasta 1990 ha sido bajo la forma de sindicato; han luchado en él, han hecho una revolución (y no es poca cosa), han obtenido derechos, han conseguido salud y vivienda, han protegido a sus familias, han enterrado a sus muertos. De ahí su perdurabilidad y prioridad en la construcción de la memoria de la clase obrera […]” Alvaro G. Linera. “Sindicato, multitud y formas de autonomía política en Bolivia”. 2001.

(más…)


Work in progress:

Capitalismo-v4


Párrafo final del libro: “El feminismo es una revolución no un reordenamiento de consignas de marketing […] El feminismo es una aventura colectiva, para las mujeres pero también para los hombres y para todos los demás. Una revolución que ya ha comenzado. Una visión del mundo, una opción. No se trata de oponer las pequeñas ventajas de las mujeres a los pequeños derechos adquiridos de los hombres, sino de dinamitarlo todo. Y dicho esto, buena suerte chicas y mejor viaje.”

“Resulta difícil no pensar en lo que no dicen las mujeres respetables, cuando se preocupan del destino de las putas, es que en el fondo tienen miedo a la competencia: desleal, demasiado oportuna y directa. Si la prostituta ejerce su negocio en condiciones decentes, similares la esteticien o la psiquiatra, si libera su actividad de todas las presiones legales que se ejercen actualmente sobre ellas, entonces, la posición de la mujer casada se vuelve de repente menos interesante. Porque si se banaliza el contrato de la prostitución, el contrato matrimonial aparece de modo más claro como lo que es: un intercambio en el que la mujer se compromete a efectuar un cierto número de tareas ingratas asegurando así el confort del hombre por una tarifa sin competencia alguna. Especialmente las tareas sexuales.”

“Como el trabajo doméstico y la educación de los niños, el servicio sexual debe ser gratuito.”

“[…] a partir de imágenes inaceptables de un tipo de prostitución practicada en condiciones asquerosas, se acaban extrayendo conclusiones sobre el mercado del sexo en su conjunto. […] Esta imagen precisa de la prostituta que nos gusta tanto exhibir, una mujer privada de todos sus derechos, de su autonomía, de su poder de decisión, sirve varias funciones: Principalmente mostrar a los hombres que quieren hacérselo con una puta lo bajo que deberán caer para conseguirlo […] también se les arrastra a ellos hasta la célula familiar. Es también una manera de recordarles que su sexualidad es monstruosa, que crea víctimas y destruye vidas. […]

Cuando impedimos que las putas trabajen en condiciones decentes, atacamos directamente a las mujeres, pero también buscamos controlar la sexualidad de los hombres. […] Cumple una función: marcar el deseo masculino, encerrarlo en la infamia. Que se corran pagando si quieren, pero para hacerlo, que tengan que meterse en el fango, la vergüenza y la miseria.”

“No estoy afirmando que en cualquier condición y para cualquier mujer esta forma de trabajo resulte anodina. Pero teniendo en cuenta que el mundo económico actual es lo que es, es decir una guerra fría sin piedad, prohibir el ejercicio de la prostitución en un marco legal adecuado, es prohibir a la clase femenina enriquecerse y sacar ventaja de su propia estigmatización.”

“El desierto teórico al que nos condenamos socialmente es una estrategia. Es necesario guardar la prostitución en la vergüenza y la oscuridad para proteger tanto como sea posible la célula familiar tradicional.

“Cuando Valery Giscard d’Esteaing prohíbe el porno en los cines, en los años setenta, no lo hace respondiendo a una protesta popular -la gente no salió a la calle gritando ‘no podemos más’- o a un aumento de los problemas sexuales. Lo hace porque las películas porno tienen demasiado éxito: el pueblo llena las salas y descubre la noción de placer. El presidente protege al pueblo francés de sus ganas de ir a ver buenas películas de sexo. […] no es la pornografía la que molesta a las élites sino su democratización.”

Sobre la violación: “Guarden sus heridas, señoras, porque podrían molestar al torturador. […] Ya conocemos el síndrome del rehén que se identifica con su carcelero. Así es como acabamos, vigilándonos  las unas a las otras, juzgándonos a través de los ojos del que nos encierra con doble cerrojo.”

Sobre la feminidad: “[…] tiene la impresión de que ser una mujer como las mujeres que le rodean es algo natural. Que esta feminidad no tiene raza ni clase, que no está construida políticamente, cree que si dejamos a las mujeres ser lo que son, naturalmente, de la manera más poéticamente admisible, se convertirán en mujeres como las que trabajan y cenan a su lado: en burguesas blancas como debe ser.”

“Teoría King Kong”. Virginie Despentes.


Apunto aquí, que para eso es mi libreta de notas digital, un análisis del capitalismo que elaboré en 1995. Lo transcribo tal y como lo escribí en esa fecha, 1995:

(más…)


De la introducción al libro “La crisis del capitalismo”, de Karl Max. (Extracto del libro, PDF)

Para Marx, la crisis de 1857 pone en evidencia el divorcio entre el valor de uso del producto específico y el valor de cambio expresado en el dinero.

La separación de la venta y de la compra distingue la economía capitalista de una economía de trueque en la que ‘nadie puede ser vendedor sin ser comprador’ (y recíprocamente) y donde el grueso de la producción está directamente orientado hacia la satisfacción de las necesidades inmediatas. ‘En la producción mercantil’, en cambio ‘la producción inmediata desparece!’. No se produce para las necesidades, sino para el beneficio, la que nada le preocupan las necesidades sociales, sino que tan sólo le interesa la demanda solvente. Pues, ‘si la venta no se produce, es la crisis.’

(más…)