Gaia.

Publicado: 23/04/2010 en libros
Etiquetas:,

Del glosario del libro “La venganza de la Tierra.”, de James Lovelock.

Hipótesis Gaia:

James Lovelock y Lynn Margulis postularon a principios de la década de 1970 que la vida en la tierra mantiene siempre condiciones de vida adecuadas para el conjunto de organismos que la habitan en ese momento. Cuando surgió, la hipótesis Gaia era contraria a la tesis generalmente aceptada, que afirmaba que la vida se adaptaba a las condiciones planetarias existentes y que vida y planeta evolucionaban de forma separada. Hoy sabemos que tanto la hipótesis Gaia, tal y como se formuló originalmente, como la tesis en general aceptada entonces estaban equivocadas. La hipótesis evolucionó hasta convertirse en lo que es la teoría de Gaia, y la tesis convencional se convirtió en lo que hoy es la ciencia del sistema Tierra.

(La hipótesis Gaia en la wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Hip%C3%B3tesis_de_Gaia)

Teoría de Gaia:

Contempla la Tierra como un sistema autoregulado que surge de la totalidad de organismos que la componen, las rocas de la superficie, el océano y la atmósfera, estrechamente unidos como un sistema que evoluciona. La teoría afirma que este sistema tiene un objetivo: la regulación de las condiciones de la superfice para que sean lo más favorables posibles para la vida que en aquel momento pueble la Tierra. Se basa en observaciones y modelos teóricos y ha realizado predicciones correctas.

Ciencia del sistema Tierra:

Disciplina difundida dentro de la comunidad dedicada al estudio de la Tierra, entre los que consideraban que la geología tradicional no explica satisfactoriamente el alud de nuevos datos que se tiene sobre la Tierra. En particular, a los científicos del sistema Tierra les disgusta la división entre las ciencias que estudian la Tierra y las que estudian la vida en la geosfera y la biosfera. Prefieren contemplar el planeta como una entidad dinámica única en la que las partes vivas y las inertes están en estrecha relación. Este concepto, junto con la conclusión de que la Tierra autorregula su clima y composición química, constituyó la base de la Declaración de Amsterdam 2001. Difiere de la teoría de Gaia sólo porque todavía no ha tenido tiempo de digerir las consecuencias matemáticas de la unión entre las ciencias de la Tierra y las de la vida, la más importante de las cuales es que la autoregulación presupone un objetivo. En la teoría de Gaia, ese objetivo es mantener la Tierra habitable para sus habitantes, sean estos los que sean.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s